El rescate de un perro que huyó por miedo a los fuegos artificiales

Los fuegos artificiales suelen ser objetos muy vistosos y divertidos para disfrutar en fiestas, pero tienen un gran problema cuando se utilizan cerca de animales.

Boy, un perro de raza Pit Bull, fue víctima de los ruidos molestos de los fuegos artificiales cuando su familia llevó a cabo una fiesta en la casa. Tanto lo afectó, que escapó del hogar, totalmente asustado y sin rumbo fijo.

Su familia, apenas se dio cuenta de que Boy no estaba en ningún lado de la casa, comenzó su búsqueda, sin ningún éxito.

Sin embargo, el equipo de rescatistas de Hope For Paws recibió el llamado de un hombre que les avisó que debajo de su auto se escondía un perro que no quería salir de allí.

El equipo desplegó un cerco plástico alrededor del coche para garantizar que el Pit Bull no huyera.

Cuando lo encontraron bajo el cobertor del coche, se veía muy asustado. Pero con paciencia y muchas caricias lograron que saliera de allí.

Cuando lo revisaron, encontraron que tenía un microchip, así que llamaron a la familia, que al otro día se acercó al refugio de Hope For Paws para reencontrarse con su mascota.