El rescate de un perro que vivía triste en una perrera pública

A Arkin lo encontró el equipo de Howl Of A Dog en una perrera de Rumania. Tenía bajo peso, muchas heridas en el cuerpo y una terrible infección de pulgas.

Este pobre perro pasó su vida en una perrera pública. Con su corazón triste, sin esperanza y herido. Pero todavía no podía creer que los rescatistas estaban allí para salvarlo, ya que apenas los miraba.

O quizás había visto pasar a tanta gente que dejó de esperar que alguien pudiera sacarlo de ese horrible lugar. No ladraba ni lloraba. Su clamor solo podía ser escuchado por el corazón.

Fue llevado a la clínica veterinaria y recibió atención médica. El baño médico le ayudó a deshacerse de los parásitos y toda la suciedad de su pelaje. Su tristeza lentamente desapareció. Ahora es el momento de empezar una nueva vida.

Ha hecho una hermosa recuperación y su personalidad ha empezado a brillar: es muy bueno con la gente y disfruta de los abrazos. Es juguetón y se lleva bien con otros perros, además le encanta que lo saquen a pasear. Arkin fue adoptado por una maravillosa familia de New Hampshire, Estados Unidos.