El rescate de un Pitbull que vivía atado a un coche

Mientras un Pitbull llamado Frankie era solo un cachorro, era una parte muy querida del depósito de chatarra donde trabajaba su dueño. Pero a medida que Frankie fue creciendo y sus necesidades se convirtieron en las necesidades de un perro grande con mucha energía, las cosas cambiaron para mal.

Su dueño, que es dueño de un taller de carrocería, lo compró de cachorro para que pudiera andar por el taller. Luego, Frankie creció y empezó a meterse en problemas e incluso a huir.

La vida del perro se había vuelto bastante triste, incluso el dueño de Frankie reconocía que eso no era vida para su perro, que se la pasaba encadenado a un coche desvencijado.

Una trabajadora de un refugio de animales se enteró de la historia de este perro y supo de inmediato que debía ayudar, por lo que fue a ver a Frankie y ahí quedó sin palabras. Su cuerpo lucía de color gris, sentado sobre tierra y basura, mirando ansiosamente a cualquiera que pasara por allí.

Esta trabajadora, llamada Summer Parker, que trabaja para BFF Pet Rescue, decidió hacerle una visita. Ella comenzó a hablar con su dueño y eventualmente pudo convencer al hombre de que le entregara a Frankie.

Este perro de un año de edad es un amor. Le encanta jugar con cualquier persona que ve y no podemos creer cómo su dueño lo tenía en esas condiciones.

Afortunadamente aceptó que se lo llevara el refugio. La vida de Frankie antes de ser liberado consistía en pedirle atención a la gente que acudía al depósito de chatarra y buscar refugio justo debajo del coche al que estaba encadenado.

Unos días después de su rescate, Frankie aparece como un perro totalmente diferente. Le dieron un baño y ahí pudieron comprobar que era un perro de color blanco, pero por la suciedad que tenía parecía un perro gris, algo que sorprendió a muchos. Su piel estaba cubierta de aceite y grasa.

Ahora que Frankie ha recibido algo de amor y cuidado por sus necesidades físicas visitando al veterinario, y jugando con otros perros, se pudo notar que era un perro con mucha energía y un gran futuro por delante.

Por el momento, este Pitbull sigue en el refugio, pero muy feliz de no estar encadenado y poder moverse libremente.