El youtuber que rescató a la misma perrita dos veces

El youtuber Oso, del canal de YouTube It’s Oso TV, vivió una Navidad muy emocionante y especial al poder rescatar a un perrita que halló abandonada en la calle.

Cuando Oso estaba saliendo con Katie, su novia, hacia la última práctica de la presentación de Nickelodeon, vio a una perra al otro lado de la calle, que al verlos se acercó a ellos corriendo, y casi termina siendo atropellada por un coche.

Oso la levantó con sus brazos y la llevó hacia la casa. Una vez allí, la dejaron en el jardín, con comida y agua, hasta que regresaran de la presentación a donde debían ir. La perrita estaba hambrienta y con un poco de miedo. Pero a pesar de eso, se notaba que no había vivido siempre en la calle, sino que se había escapado de una casa.

Sin embargo, cuando regresaron Oso y Katie de la presentación, no encontraron a la perrita en el jardín. La buscaron por toda la casa, pero no la hallaron. Pensaron por un momento que tal vez algún intruso había entrado a la casa y se había llevado a la perrita, pero después encontraron que la perrita escapó del jardín haciendo un leve pozo en la tierra y atravesando la valla que separaba el jardín de la calle.

Así que no perdieron tiempo y salieron a buscar a la perrita, que seguramente estaría en la calle, en peligro de ser atropellada por un coche.

Recorriendo el vecindario en la camioneta, tuvieron que recorrer varias calles, mirando detenidamente en cada casa y cada rincón para ver si se encontraba la perra.

Cuando parecía que ya estaba todo perdido, hallaron a la perra en la calle, y una vez más, al ver a Oso, se acercó contenta y moviendo la cola hacia él. Katie, que se encontraba buscando en otras casas, se acercó corriendo, contenta de haber encontrado a la perrita.

Para Oso y Katie, fue el presagio de que sería una gran Navidad. Una señal que les indicó que se vienen cosas importantes en 2019, ya que tuvieron bastante suerte de volver a encontrarla ese mismo día.

Llevaron a la perrita a la casa y se aseguraron de que se alimentara. También le buscaron un nombre, entre los que propusieron fue “Lucky”, por haber tenido suerte al encontrarla dos veces. Y “Giftangel”, por haber llegado como un ángel de regalo a sus vidas.

Evidentemente, esta perrita cayó en las manos indicadas. No hay mejor hogar que el de Oso y Katie, dos amantes de los animales que le darán todo el cariño que necesita.