Encuentran a un perrito dentro de un costal aterrorizado y enfermo

El equipo de Animal Aid Unlimited recibió una llamada para rescatar a un cachorro callejero muy enfermo. Lo encontraron botado en una bolsa de plástico, y en el momento en que tocaron la bolsa gritó de dolor.

Este pobre cachorro tenía tanto dolor y angustia que literalmente se había dado por vencido después de que la vida en las calles le hubiera hecho mella en su cuerpo y en su espíritu. Afortunadamente, alguien hizo la llamada a Animal Aid Unlimited y le dio a este dulce muchacho una segunda oportunidad.

Estaba excesivamente hambriento cuando colocaron unas galletas a unos centímetros de la bolsa para que saliera de allí. Y cada vez que intentaban acariciarlo, gritaba.

Su cuerpo estaba cubierto por una sarna severa y una herida importante en la zona de la cadera que le provocaba dolores punzantes cada vez que se movía.

Tenía tanta agitación y dolor que su mirada preocupada nunca se relajó ni por un minuto durante los primeros días después del rescate.

De vuelta en el refugio, recibió tratamiento para el dolor, la sarna y una profunda herida en la cadera. Como con la mayoría de las cosas, el tiempo ayuda a curar las heridas, y para este perrito llamado Jumper, eso era todo lo que necesitaba.

Seis semanas después de su rescate, puedes ver lo bien que está. Ahora puede saltar y menearse por todas partes, tal como deberían hacerlo todos los cachorros.

Jumper superó sus problemas de salud y pudo comenzar una nueva etapa en su vida, llena de amor y contención.