Encuentran el cementerio de mascotas más antiguo de la historia

Un equipo de arqueólogos polacos descubrió hace algunos meses, el sepulcro de mascotas más antiguo del mundo. Todo indica que el lugar tiene más de 2.000 años de antigüedad, y en él se encuentran más de 400 gatos y perros.

La cantidad de cadáveres en el lugar es increíble, este cementerio está ubicado en la costa occidental del Mar Rojo, y está repleto de animales cuyos dueños decidieron enterrarlos con sus collares o algunos adornos.


© Foto: Marta Osypińska

Se presume que se trataba de un cementerio de mascotas

Aunque el lugar fue descubierto hace 10 años, no había sido estudiado a profundidad. Hoy es conocido cómo la necrópolis de animales más antigua de todas. La forma en la que fueron enterrados demuestra que estos amigos eran parte importante de la familia.

El cementerio fue encontrado por investigadores de la Academia de Ciencias de Polonia, quienes indicaron que el sitio se encontraba debajo de un basurero y aunque al principio fue un poco difícil saber “de qué se trataba”, meses después lograron resolver la gran incógnita.


© Foto: Marta Osypińska

Se cree que el lugar fue utilizado entre los siglos I y II después de Cristo. A mediados del año 2017, un equipo de arqueólogos ya había desenterrado gran parte de los restos, llegando a encontrar alrededor de 150 animales, de los cuales más del 50% eran gatos.

Aunque muchos afirman que estos animales habían sido mascotas muy admiradas y amadas por sus amos, otros alegaron que los restos de estos solo fueron desechados sin más. Aun así, este no deja de ser el sepulcro de mascotas más antiguo del mundo.


© Foto: Marta Osypińska

Actualmente son más de 500 los esqueletos hallados, todos analizados con el apoyo de un equipo de veterinaria que ayudó a descubrir la causa de la muerte de estos animales. Entre los factores encontrados destaca la edad, especialmente en los perros, siendo elevada la cantidad de canes encontrados que tenían las características de perros adultos/ancianos.


© Foto: Marta Osypińska

Se destaca que los perros y gatos que yacen en el lugar fueron enterrados en fosas muy bien preparadas, incluso algunos contaban con una preparación de cerámica y textiles, de la misma forma cómo se aplica en los cementerios de humanos.

Lo increíble de este sepulcro de mascotas antiguo, es que no fueron encontradas momias ni evidencias de sacrificios, siendo esta actividad muy común en los alrededores de la zona. Esto hace creer, que el sitio fue un espacio especial para darle el último adiós a las mascotas que se ganaron el corazón de sus amos.


© Foto: Marta Osypińska