Enterraron a su perro tras ser atropellado y al día siguiente apareció vivo en frente de la casa

Algunas veces suceden cosas que superan nuestro entendimiento. Muchos lo llaman milagros, y sin duda lo que le ocurrió a Moxy pudo considerarse así. Este perrito revivió después de que su familia, destrozada por la aparente pérdida de su mascota, lo enterrara en el jardín de la casa. Cuando se dieron cuenta de la verdad, no lo podían creer.

Esta historia se desarrolló en Estados Unidos. Una familia se encontraba tranquila como cualquier otro día, realizando sus actividades cotidianas. Glenn, el padre de la familia, se quedó en casa con los niños mientras que su esposa, Violeta, iba al trabajo. El hombre se encontraba jugando en el jardín con los pequeños, hasta que la tranquilidad de su día se vio interrumpida.

Si bien Glenn se había dado cuenta de que su perrito Moxy, un adorable Jack Russel Terrier, no estaba en el jardín de la casa, no prestó mayor atención. Sin embargo, de un momento a otro escuchó un terrible chillido que provenía de la calle. Cuando fue a ver lo que había pasado, su corazón quedó destrozado.

El perrito revivió desafiando y superando todo pronóstico

Moxy había sido atropellado por un automóvil, y cuando Glenn lo tomó entre sus brazos, falleció. Él hizo lo posible para que los niños no se dieran cuenta de la terrible situación, y enterró al perrito en el jardín. Durante la noche, los niños no dejaron de preguntar dónde estaba Moxy, hasta que finalmente se les dijo la verdad.

La familia estaba muy triste por la pérdida, así que prepararon una especie de ceremonia para despedir a Moxy. Al final de ese trágico día, la familia se fue a dormir. Posteriormente, alrededor de las cinco de la mañana, Glenn se despertó a causa de unos sonidos extraños que provenían del exterior de la casa.

Cuando abrió la puerta del jardín, vio a Moxy con vida y en muy mal estado. Sorprendido, inmediatamente lo llevó al veterinario y explicó lo sucedido. De acuerdo con la veterinaria, tras el accidente, los signos vitales del perro se redujeron, lo que provocó que Glenn pensara que estaba sin vida.

Aun así, para esta familia, el hecho de que su perro regresara después de pensar que ya había partido de este mundo, fue un milagro y una gran alegría. Cuando esto sucedió, Moxy tenía 8 años con la familia. Finalmente, en 1994 falleció por causas naturales, pero sin duda, durante sus últimos años de vida fue un perro feliz.