Esta gata sin hogar solo recibe comida si se la dan en una bolsa, sus motivos son conmovedores

La historia de esta gatita es sin dudas muy conmovedora. Una persona de buen corazón que solía alimentar a los gatos callejeros, se topó un día con esta gata que tenía un comportamiento particular. La gata se llevaba el alimento para otro lugar, por lo que quienes la alimentaban nunca veían si comía o no lo que le proporcionaban.

De hecho, cuando a la gata se le daba el alimento en un plato, esta no comía ni hacía nada, en cambio, cuando le daban una bolsa llena de comida para gato, la tomaba con su boca y se la llevaba para otro lugar. Quienes le daban la comida estaban muy intrigados respecto a la actitud de la gata, cuyo nombre es Dong Suk, y decidieron averiguar por qué lo hacía.

Fue así que se dispusieron a seguirla durante su recorrido, hasta que ella llegó a un sitio en el que se quedó esperando. En un par de minutos apareció un pequeño gatito, y Dong Suk le dejó la bolsa de comida para que él se la comiera. Al parecer, esta gata había tenido cinco gatitos, sin embargo, a causa de un lamentable accidente, solo quedaba uno.

La gata se llevaba el alimento para dárselo a su pequeño gatito

Después de que Dong Suk perdiera a sus otros gatitos, estaba realmente apegada al único que le quedaba. Por ello, esta linda mamá gata cuidaba tanto de su criatura, llevándole la comida que encontrase, e incluso dejando de comer aquella que no podía llevarle. Cuando las personas supieron su historia, quedaron muy conmovidas.

La gata y su pequeño vivían en una especie de sótano, por lo cual decidieron brindarles un nuevo hogar. Dong Suk y su minino fueron llevados a un lugar seguro y acogedor que se convertiría en su nueva casa. Ahora ambos tendrás la oportunidad de vivir en mejores condiciones, con agua, comida, cobijo y, lo más importante, mucho amor.

No hay duda alguna de que el instinto materno de esta gatita es enorme, y que las madres de todas las especies están dispuestas a hacer sacrificios por el bienestar de sus hijos. Y es que Dong Suk dejaba de comer por llevarle el alimento a su pequeño, e incluso rechazaba aquella comida que se le era dada en un plato, pues para ella era imposible llevársela a su cría.

Conoce la historia de esta hermosa madre felina y su minino, quienes lograron encontrar un hogar lleno de amor.