Esta gatita de la calle no puede controlar su cuerpo, pero se encontró con un ángel que la adoptó

Una pequeña gatita no puede controlar su cuerpo y nadie sabe por qué. Las personas que la vieron estaban preocupadas, pues el clima estaba frío y se notaba claramente que la pequeña minina estaba muy débil. Tras verla, quisieron ayudarla, pero la gatita le temía a las personas y huía en cuanto veía o escuchaba a alguien.

La gata lucía realmente mal, no podía mantenerse en sus cuatro patitas durante mucho tiempo porque se caía y perdía el equilibrio. Igual le sucedía cuando comía, no podía hacerlo bien pues se iba hacia los lados y a la hora de hacer sus necesidades, lo hacía acostada, ya que le era imposible mantenerse en sus cuatro patas.

Tras investigar un poco, lograron ver dónde vivía la gatita, y pudieron descubrir su pasado. De acuerdo con un hombre de la zona, al principio habían dos mininos y la madre de estos, sin embargo, uno de los mininos falleció tras sufrir un accidente con un vehículo. Después de esto, los demás gatitos no aparecieron durante un tiempo, y cuando la minina reapareció, ya no caminaba bien.

La gatita no puede controlar su cuerpo, lo cual la debilitaba mucho

Asimismo, el hombre señaló que la madre de la minina la había abandonado después del incidente, quedando sola y vulnerable. A pesar de las dificultades, esta pequeña logró sobrevivir durante varios meses en las calles. Aun así, era de suma importancia rescatarla, pues debido al poco control que tenía sobre su cuerpo, podría terminar en medio de la calle y sufrir un accidente.

Video parte 1: Puedes ver el siguiente video con subitítulos en español dando play y luego en la opción "Mira este video en YouTube".

Fue realmente complicado rescatar a esta gata, pues apenas veía o escuchaba a alguien, huía de inmediato. Por fortuna, tras ocultarse en un pequeño espacio, el equipo de rescate pudo capturarla y trasladarla al centro veterinario. Allí se pudo determinar que la gatita era muy joven y que esta no se había estado alimentando bien, además, su temperatura era baja.

Tras realizarle algunos exámenes, el veterinario diagnosticó una falla en el sistema nervioso a causa de una infección la cual pudo ser contagiada por otro gato de la calle cuando la gatita tenía su sistema inmune debilitado. Para ayudarla, se le administraron antibióticos y se le mantuvo en observación.

Con el tiempo, la gatita ganó peso y ahora estaba más radiante que nunca, sin embargo, a pesar del tratamiento, no presentó mejoría. Aun así, un hombre quiso adoptarla y ofrecerle un espacio para ella únicamente en su hogar para hacerla feliz. Mira los siguientes videos para conocer mejor la historia de esta pequeña guerrera.

Video parte 2: Puedes ver el siguiente video con subitítulos en español dando play y luego en la opción "Mira este video en YouTube".