Esta pitbull no se quiso dejar adoptar si no la adoptaban con su mejor amigo

Como bien es sabido por todos, los perros son amigos fieles, leales e incondicionales. La amistad entre perros y humanos es una cosa, pero entre dos amigos caninos es otra muy distinta. A continuación te contaremos la historia de Merril y Taco, dos perritos muy buenos amigos que son inseparables.

Merril es una pitbull y Taco un chihuahua de avanzada edad, ambos fueron rescatados en el mismo lugar y trasladados a un refugio. Desde que fueron rescatados, todos en el refugio se percataron de la gran amistad que había entre ambos perros. En una ocasión, Merril necesitaba una intervención médica, y durante todo el proceso, Taco se mostró ansioso.

Asimismo, durante la recuperación de su amiga, Taco estuvo siempre a su lado. Cada vez que Merril y Taco eran separados, comenzaban a llorar, por lo que generalmente estaban juntos. Los del refugio estaban preocupados, pues sabían que difícilmente una persona los adoptaría a ambos, por lo que decidieron ofrecerlos en adopción por separado.

Los dos amigos caninos inseparables que se ganaron el corazón de muchos

Un buen día, una persona se interesó por Merril, y al llegar al refugio a por ella y completar todos los requisitos para adoptarla, notó que la perrita lucía triste y se resistía a abandonar el lugar. Los del refugio le explicaron la situación a esta persona, quien lo entendió perfectamente. Aun así, no podía adoptarlos a ambos, por lo que decidió adoptar a otro perro.

Ante la situación, los del refugio decidieron poner en adopción a los dos perros, de modo que quien los viera supiera de antemano que si adoptaban a uno, también debían adoptar al otro. Un buen día, una familia se interesó en la peculiar pareja de pitbull y chihuahua, así que decidieron adoptarlos.

La familia estaba contenta de tener a Merril y a Taco en su hogar, sin embargo, con el tiempo Taco empezó a presentar problemas de salud debido a su avanzada edad. Aun así, el pequeño Taco logró superar las dificultades gracias al apoyo de su amiga y su familia. El viejo chihuahua trataba de seguirle el ritmo a Merril, pero a veces era demasiado para él.

Sin embargo, ambos lograban divertirse mucho juntos haciendo lo que más les gustaba y jugando con su familia. Después de tres años con su nuevo núcleo familiar, lamentablemente Taco falleció a causa de su edad avanzada. Para la familia, especialmente para Merril, la partida de Taco fue devastadora.

Tras un tiempo, un nuevo perrito fue integrado en el hogar para acompañar a Merril. Si bien Merril se la lleva de maravilla con este nuevo miembro de la familia, nada se comparará con la gran amistad que tenía con Taco.