Estaba buscando qué comer y terminó con su cabeza atorada en un agujero

Imagina ir caminando por la calle y visualizar una cabeza asomando del borde de la acera. ¿Qué nunca has visto algo así? No es ningún truco de magia. Mira este video.

Se trata de un perro blanco apodado "Nikki" por los habitantes de este pueblo de Perú. Todos quedaron sorprendidos al ver un hecho extraño e inexplicable. Una cabeza blanca y canina se asomaba desde un extremo de la calle.

A pesar de todo, esto tenía una explicación: Nikki se encontraba buscando alimentos en la calle, pero sin darse cuenta, al ingresar a un desagüe, se metió en serios problemas. 

Allí continuó buscando alimentos, hasta que le surgió una idea poco afortunada: insertar su cabeza en un agujero muy ajustado.

El final ya lo puedes ver en el video. Nikki quedó con su cabeza atorada en el agujero que apuntaba a la calle. Con toda la inocencia propia de un perro, quedó aguardando en esa posición a que alguien lo auxiliara.

Los vecinos del lugar, que conocían a Nikki, tuvieron que hacer un agujero en la calle para que se liberara su cabeza. ¡Un perro curioso que cayó en una trampa por su necesidad de alimentarse!