Estas son las cosas que más odian de nosotros los perros

Cuando se tiene la fortuna de tener a un perro como mascota, la vida se hace mucho más divertida y agradable. Un perro siempre está esperando a que su dueño llegue a la casa para recibirlo con alegría y amor.

Sin importar las circunstancias, todo perro siente un amor incondicional por su familia, pero hay bastantes formas que no agradan en absoluto a estos perritos, con las que pueden llegar a enfadarse bastante.

Entre los hábitos molestos que más odian nuestros perros, podemos mencionar los siguientes:

Los abrazos

A la mayoría de los perros no les gustan, ya que en el mundo perruno esto se considera un acto de control. Es por eso que algunos perros simplemente toleran un abrazo, mientras que otros pueden percibirlo como un acto de dominación y no lo disfrutarán tanto.

Muchas palabras sin gestos

Dado que los perros no pueden entender, ellos necesitan leer nuestros gestos para averiguar qué queremos de ellos. Siempre trata de hacer pequeños gestos mientras explicas los diferentes comandos a tu perro. De esa manera, será más fácil para tu mascota entenderte y hacer lo correcto.

Caricias en la cabeza

Mientras muchos perritos solo ponen su cabeza hacia arriba para que los toquemos, la mayoría de ellos realmente no disfrutan de eso. Al igual que a nosotros, a muchos perros no les gusta cuando se invade su espacio. Tu mascota no se dará cuenta de que es un acto de amor y aprobación. Probablemente será más feliz si le caricias el lomo o el pecho en lugar de la cabeza.

Mientras muchos perritos solo ponen su cabeza hacia arriba para que los toquemos, la mayoría de ellos realmente no disfrutan de eso. Al igual que a nosotros, a muchos perros no les gusta cuando se invade su espacio. Tu mascota no se dará cuenta de que es un acto de amor y aprobación. Probablemente será más feliz si le caricias el lomo o el pecho en lugar de la cabeza.

Mantener contacto visual

Nosotros podemos mirar a los ojos de nuestros amigos peludos por el tiempo que queramos, pero mantener el contacto visual con un perro que no nos conoce es poco aconsejable, pues puede desencadenar reacciones agresivas. Incluso si estás tratando de parecer amable y sonreír, mirar a un perro directamente a los ojos sin siquiera pestañear puede ser visto como un acto de dominación.

No imponer reglas

Los perros necesitan una rutina organizada y saber dónde están sus límites. Cumplir con la estructura y hacer cumplir las reglas los reconfortará y ayudará a construir su confianza en ti.

CONTINÚA LEYENDO AQUÍ...