Este burrito colapsó en la calle y su dueño lo abandonó ahí. Una petición lo salvó

A veces parece increíble que en pleno siglo 21 todavía haya personas que utilizan a los animales para trabajar. La tracción animal es algo que todavía se usa en muchos países, lo que genera que estos animales sufran mucho.

La vida de un animal cuando es usado para trabajos físicos suele ser de la peor calidad, sufriendo falta de comida, problemas de salud y mucha falta de amor.

Así era la vida de este burro, que estuvo al borde de la muerte por agotamiento debido al exceso de trabajo y la falta de comida.

Cuando se desplomó en la calle, su dueño lo dejó allí, abandonado. Pero algunas personas decidieron que tenían que hacer algo por este indefenso animal.

Desde la página change.org se publicó una petición solicitando ayuda para este burro. Esta petición lo salvó, y ahora tiene una nueva vida. Está ganando peso y fuerza, y también le han cortado las pezuñas. Una vez que esté un poco más fuerte, irá a un santuario y conocerá a otros burros como él.