Este gato quiere demostrar quién tiene el control: mira cómo deja paralizado al perro

Algunos gatos no sólo carecen de cualquier tipo de miedo hacia los perros, sino que, literalmente, pueden mantener a un canino atado a una correa corta sin posibilidad de moverse.

Las leyes sobre el modo de uso de las correas para perros se han vuelto más estrictas últimamente, y este gato no quiere romper ninguna regla. ¿O crees que solamente hace esto con el fin de molestar un rato al perro?

Cuando se trata de ver quién es la mascota con mayor jerarquía dentro de una casa, los perros son más propensos a reinar en la cima, especialmente cuando ellos son mucho más grandes que los gatos.

Pero es una cosa diferente con este perro y gato, ya que la relación que tienen es totalmente inversa. Te sorprenderías de ver cómo los perros pueden estar bajo el control de los gatos en ciertas ocasiones.

Cuando este perro intenta salir corriendo a jugar, el gatito lo sujeta fuerte de la correa para que no se pueda mover de su lugar. Un peculiar vínculo entre estos dos animales.