Este perrito fue adoptado y devuelto 5 veces al refugio porque no hacía caso

Todos los perritos tienen su propia personalidad y se comportan a su manera. Sin embargo, algo parecía no estar bien con Igor, pues este perrito fue devuelto 5 veces al refugio. De acuerdo a las familias que lo adoptaban, no hacía caso y su comportamiento no era normal. Por fortuna, algunas personas se tomarían la molestia de averiguar qué le sucedía.

Igor era un perro adorable y juguetón que irradiaba gran ternura, por ello no era difícil que las personas quisieran llevarlo a casa al verlo en el refugio. A pesar de esto, el mismo regresó cinco veces a dicho refugio, pues las familias que se lo llevaban señalaban que no atendía a lo que se le pedía. Siendo así, una mascota difícil de llevar.

Los del refugio RCPCA preocupados por la situación, decidieron evaluar qué era lo que estaba mal con el pequeño Igor. Tras una exhaustiva evaluación del perrito, lograron determinar que este dulce can no podía escuchar. Igor era sordo, y por ello no atendía a lo que sus familias le pedían, quedando así el misterio resuelto.

Este perrito fue devuelto 5 veces al refugio porque era sordo pero nadie lo sabía

Después de saber que el perrito era sordo, el personal de RCPCA ya sabía lo que debía hacer para que Igor no tuviera más inconvenientes y pudiera mantenerse por siempre en un hogar. Para ello, a Igor se le enseñó lenguaje de señas, de ese modo encontraría un medio por el cual comunicarse con las personas.

De manera que, una vez el perrito aprendió este lenguaje y un par de trucos fue puesto en adopción. Tiempo después, una mujer se enamoró de Igor y quiso adoptarlo de inmediato, por lo que se lo llevó a casa consigo. Además de los trucos que aprendió en el refugio, su nueva dueña le enseñó mucho más. Manifestando así, que no tiene ningún tipo de problema para comunicarse con él.

Finalmente Igor encontró su hogar ideal en donde además de ser comprendido es muy feliz y recibe toneladas de amor. Esto nos demuestra claramente, que a veces no nos tomamos la molestia de comprender bien qué sucede a nuestro alrededor, y como consecuencia de ello perdemos grandes oportunidades.

Las cinco familias que regresaron a Igor al refugio se perdieron la oportunidad de tener a un gran amigo. Por fortuna, al final este adorable perrito sí pudo encontrar a la familia indicada después de varios intentos.