Estos animales ayudan a los pacientes a recuperarse

Todo aquél que tenga una mascota o haya tenido la dicha de tener una en su hogar, debe saber lo especial que pueden ser estos animalitos, a tal punto de ser reconfortantes en las situaciones difíciles. Es por ello que en esta ocasión queremos mostrarte la historia de un perro y un gato, y de cómo estos animales reconfortan a los pacientes de los hospitales.

En una clínica veterinaria, una mujer llamada Janis estaba visitando a su amigo, el cual es veterinario y lleva a su perrito a la clínica. De pronto, la mujer se percata de que el perrito tenía una gran ansiedad por entrar en las salas donde se encontraban los pacientes. Janis de inmediato le preguntó a su amigo qué le sucedía al perrito.

El veterinario le explicó que a su mascota le encantaba acompañar a los pacientes que se encontraban atravesando una situación difícil para apoyarlos y hacer que se sintieran mejor. Fue así que Janis decidió abrirle al perrito, el cual entró rápidamente a la habitación y se acercó a otro can; la mujer quedó enternecida con la escena y la inmortalizó con su teléfono tomándoles una fotografía.


Fotografía Twitter @jsavite

Los animales reconfortan a los pacientes con su amor y compañía genuina

En la foto tomada por Janis se puede apreciar claramente que el perrito está como queriendo decirle al perro enfermo que todo estará bien. Y por supuesto, la compañía de este pequeño y adorable can es de gran ayuda para los otros que se encuentran en la clínica veterinaria como pacientes recuperándose.

Pero este perrito no es el único animalito que apoya a los pacientes en los hospitales, pues como lo mencionamos en un principio, también hay un gatito que lo hace. Su nombre es Duke, es un precioso y dulce gatito que acompaña a los pacientes en un hospital de California. Al pequeño felino lo colocan en un carrito, en donde él se acomoda y se preparara para acompañar a los enfermos que lo necesitan.

Con su sola presencia, este pequeñito consigue subirles el ánimo a varios pacientes, quienes le brindan caricias; Duke les ronronea y acepta el cariño con mucho gusto. Sin duda alguna, los animales son excelentes amigos, ofrecen su compañía de manera incondicional y genuina, y pueden hacernos sentir mejor con tan solo acompañarnos y permitirnos amarlos.