Estos datos te harán entender por qué amamos a los gatos

Es muy fácil amar y encariñarse con los gatos. Tienen muchas características que hacen que las personas quieran adoptarlos y tenerlos en sus casas como una compañía.

Pero así como los seres humanos, los gatos también tienen su historia, que está cargada de muchos puntos peculiares y datos que pocos dueños de gatos conocen.

Veremos algunas particularidades de la historia de los gatos, con las que seguramente terminaremos aún más enamorados de ellos.

1. En el antiguo Egipto y la Mesopotamia fueron las primeras regiones donde los gatos fueron domesticados. Debido a que eran pueblos agricultores, necesitaban que ningún animal se comiera sus cultivos. Es por eso que eligieron a los gatos salvajes para que cuidaran sus tierras y alejaran a los animales que representaban una amenaza. Fueron alimentando a estos gatos salvajes de manera progresiva, hasta que fueron domesticados.

2. La muerte de los gatos, en Egipto, no pasaba desapercibida, ya que sus cuerpos eran momificados, además de que su dueño tenía una actitud un tanto extraña hoy en día: se rasuraba las cejas como forma de expresar su dolor y su luto. Después de unos cuantos días, con las cejas crecidas nuevamente, el luto finalizaba.

3. Los egipcios consideraban a los gatos de manera muy positiva, motivo por el cual solían adornarlos con joyas. Cuanto más rico y aristócrata era el dueño del gato, mayor era el collar de diamantes que se le regalaba. Además, era común que se organizaran fiestas una vez al año exclusivas para los gatos.

4. En el Antiguo Egipto, era imposible que una persona escapara de la pena de muerte después de haber matado a un gato. No importaba que lo hubiera matado por accidente y sin intención. En estos casos, la muerte era inevitable para el asesino del gato.

5. Los egipcios, en su afecto desmedido hacia los gatos, llegaron a adorar a una diosa felina llamada Bastet, a la que le encargaron que los protegiera ante peligros. Para ellos, Bastet tenía el aspecto de una gata, y cuidaba rigurosamente del territorio egipcio para que no fuera invadido.

6. China también tiene una historia interesante en cuanto a los gatos, ya que allí también existe una diosa similar a Bastet, a la que llamaron Li Shou. Según lo narrado por la mitología, Li Shou tenía la misión de controlar diferentes asuntos del mundo. Sin embargo, siguiendo las costumbre de los gatos, Li Shou se quedó dormida, por lo que cuando se despertó se dio cuenta de que su tarea había sido asignada a los seres humanos.

7. En la mitología de los pueblos eslavos tenían como dios a un gato de zonas rurales al que llamaron Ovinnik, que se encargaba de proteger todo el ganado y los cultivos de los trabajadores. Asimismo, existía la creencia de que Ovinnik, sumamente enojado, hacía que las casas de los malhechores ardieran en fuego como forma de venganza por sus malos actos.

Estas son algunas de las historias que no sabíamos de los gatos. Para ver el resto, haz click en el video.