Fotografía de un perro esperando a su dueño fallecido al lado de su cama de hospital conmueve al mundo

Sin duda alguna, los perros son los amigos más fieles e incondicionales que uno puede llegar a tener. Ellos estarán siempre allí para nosotros, sin importar las circunstancias, hasta el último día de sus vidas, pero ¿qué pasa cuando somos nosotros quienes partimos primero? Una imagen que se viralizó recientemente muestra a un perro que esperaba a su dueño fallecido frente a una cama vacía de hospital.

La conmovedora fotografía le dio la vuelta al mundo rápidamente, pues reflejaba la fidelidad y amistad de este perrito hacia su difunto dueño. Lamentablemente, este pequeño probablemente no comprendía lo que sucedía, y aguardaba pacientemente el regreso de su amigo fallecido. La fotografía fue publicada en Facebook por North Star Pet Rescue de Nueva Jersey.

El protagonista de esta historia es Moose, un labrador de tres años de edad. El perrito fue posteriormente trasladado a Eleventh Hour Rescue, también en Nueva Jersey. La perrera admitió haber recibido múltiples mensajes de personas manifestando su deseo de adoptar a Moose después de que su imagen se hiciera viral a través de las redes sociales.

Moose, el perro que esperaba a su dueño fallecido y que se ganó el corazón de miles de personas

De acuerdo con las organizaciones encargadas de cuidar a Moose mientras encontraba un hogar temporal o definitivo, el perrito estaba bien entrenado y convivía muy bien con los niños pequeños. Asimismo, señalaron que el perrito era neutral con otros canes, mientras que prefería no tener que vivir con gatos o aves.

También resaltaron que Moose era muy dulce y con una gran energía, y que era tanto su amor por las personas que lo ideal para él era vivir en un hogar en el que no tuviera que pasar demasiado tiempo solo. Sin duda, Moose cautivó el corazón de muchas personas, quienes de inmediato quisieron adoptarlo y darle mucho amor.

La pérdida de un ser querido puede ser devastadora, y al igual que nos sucede a nosotros los humanos, los perritos pueden sufrir mucho cuando pierden a un ser querido. Es por ello que resulta fundamental que cuenten con el apoyo necesario para superar la pérdida.

Por lo visto, Moose no tendrá problemas para encontrar un nuevo hogar, pues ya varias familias aplicaron para adoptarlo. Realmente esperamos que este adorable labrador de tres años logre hallar una amorosa y cálida familia que le ayude a vivir su duelo de la mejor forma y consigan reparar su corazón roto.