Fotógrafo encuentra a un cachorrito demacrado y solo en una isla remota y le salva la vida

En ocasiones, el trabajo nos hace viajar fuera de nuestra ciudad, y precisamente así le sucedió a Wesley, un fotógrafo que tuvo que viajar a Belice por trabajo. Él jamás pensó que encontraría a un perro al borde de la muerte y que le salvaría la vida. Conoce la historia de Wesley y Winston.

Wesley White es un fotógrafo al que le salió un trabajo en Belice. Él viajó hasta aquella ciudad, se estaba hospedando en un hotel y, tras realizar el trabajo que tenía que hacer, quiso pasear un poco en kayak hasta una pequeña isla frente a la costa de Belice. Al dirigirse a aquella isla, Wesley creyó que su paseo sería relajante, pero nada más lejos de la realidad.

Cuando llegó, se percató de que había una especie de cabaña de pesca completamente abandonada. Con el rabillo del ojo, logró ver algo moviéndose hacia la cabaña, rápidamente se dio cuenta de que era un perrito. Al ver el estado en el que el animalito se encontraba, Wesley se sintió muy triste por él y de inmediato supo lo que debía hacer.

Este perro al borde de la muerte tenía una vida entera por delante

Wesley tomó al pobre perrito y lo montó en el kayak para llevarlo a donde se estaba hospedando. Por fortuna, el personal del hotel estuvo dispuesto a ayudarlo, le dieron comida, agua y los atendieron muy bien. Uno de los empleados del hotel contactó con un veterinario; pronto aquél perrito recibiría la ayuda que necesitaba.

Cuando se le realizó un examen al cachorro, al cual Wesley bautizó como Winston, se determinó que tenía ácaros en todo su cuerpo pero sus órganos estaban bien. Asimismo, Winston se encontraba muy deshidratado y desnutrido, pero afortunadamente podría recuperarse con tiempo y amor.

Wesley tuvo que regresar a su ciudad, y una mujer adoptó temporalmente a Winston mientras se recuperaba, ya que en su estado actual no podía realizar un viaje tan largo. Tiempo después, Winston recuperó bastante peso y ya estaba mucho mejor. El veterinario aprobó el viaje del perrito; pronto Wesley y Winston se reencontrarían.

Fue un largo viaje, y a Wesley le preocupaba que Winston no sea acordara de él, pero no fue así. Winston recordó a su héroe, y estaba muy feliz de verlo nuevamente. Ahora este perrito vive junto a Wesley y sus otros dos canes, por lo cual se divierten mucho. Afortunadamente, Winston no tendrá que volver a pasar necesidades.