Fue dejada encadenada a un árbol en el bosque, ahora es la perrita más feliz del mundo

Solo una persona sin valores, principios ni corazón es capaz de abandonar a un animalito inocente como lo hicieron con Zoe. Esta perrita fue encadenada en el bosque y cruelmente abandonada; de no haber conseguido ayuda, su destino habría sido terrible. Afortunadamente, Zoe fue rescatada y tuvo una segunda oportunidad.

Es lamentable que no todas las personas se comprometan a cuidar de sus mascotas con responsabilidad, tal como debe ser. Algunos son capaces de abandonarlas de las formas más crueles e inimaginables. Zoe es una perrita pitbull muy dulce y tierna que, por desgracia, fue encadenada en un bosque y abandonada por su dueño.

La pequeña estaba completamente sola, sin comida ni posibilidad de moverse debido al encadenamiento a la que la sometieron. Por si fuera poco, a causa de la desesperación que Zoe sintió al verse sola en aquél lugar, terminó por enredarse con unas ramas, acortando aún más la cadena y reduciendo su movilidad.

La perrita fue encadenada en el bosque por un ser vil, pero pronto conocería el amor

Quién sabe cuánto tiempo habrá pasado para que esta perrita obtuviera ayuda, lo cierto es que ella estaba destrozada física, mental y emocionalmente. Por fortuna, la ayuda llegó y ella de inmediato supo que pronto estaría bien. Su rescatista la trató con cariño, le brindó comida y cortó las cadenas con las que estaba atada en aquél bosque.

El cuello de Zoe estaba muy lastimado, además, estaba claramente desnutrida; pero pese a las circunstancias, ella aún movía su colita con felicidad. La pequeña perrita recibió atención médica, tuvo un buen baño y por supuesto, pudo alimentarse bien para ir recuperando poco a poco su peso. Con tan solo unos días, todos quienes la conocieron supieron que era una completa dulzura.

Con los meses, Zoe pudo recuperarse por completo, fue acogida en un principio por un hogar temporal, pero pronto una pareja la adoptaría tras enamorarse de su tierna mirada. De acuerdo con la nueva familia de la perrita, ella es toda una preciosura, convive perfectamente con otros perros, le encanta jugar, divertirse y recibir mimos de sus dueñas.

Ojalá Zoe no tenga que pasar nunca más por algo tan terrible como lo que tuvo que vivir en el pasado. Esperamos que su nueva familia le dé todo el amor que necesite y la hagan feliz, pues ella hará lo posible por hacer feliz a sus seres queridos con su dulce mirada y su alegre colita.