Fue echada a la calle cuando supieron que estaba embarazada

Las personas que tienen mascotas deben asumir la gran responsabilidad que conlleva tener una, y con ello, deben asegurarse de esterilizarlas en caso de no poder correr con los gastos de más mascotas o estar muy pendientes de que no queden embarazadas. La familia de Mila, una perrita embarazada encontrada en la calle, no lo hizo y decidió echarla de su casa.

El equipo de Badabun que trabaja salvando perritos en estado de abandono, fue avisado de la presencia de esta pequeña que se encontraba en la calle. Al acudir al sitio indicado, la localizaron rápidamente, y se dieron cuenta de inmediato que estaba embarazada, pues no faltaba mucho para que diera a luz a sus cachorros.

Tavo Betancourt, el chico que lidera al grupo de ‘Patitas al rescate’, se acercó a la perrita e intentó tomarla con cuidado, pero ella salió corriendo. Finalmente, Tavo fue más astuto y rápido que Mila, pudiendo atraparla. Cuando la pudo ver más de cerca, corroboró que estaba embarazada y se la llevó consigo.

La perrita embarazada y sus cachorros tendrían un lindo futuro

Al día siguiente, Tavo y Mila visitaron el centro veterinario, en donde el doctor chequearía el estado de salud de la perrita. Durante el diagnóstico, el veterinario se dio cuenta que este no era el primer embarazo de Mila, pues así lo demostraban sus mamas. Asimismo, señaló que su salud era óptima, aunque era necesario desparasitarla para evitar que sus cachorros se contaminaran.

A los pocos días, se le hizo un ultrasonido para chequear que todo se encontrara bien con los cachorros. De acuerdo con el doctor, el corazón de los pequeños ya estaba listo para enfrentar la vida en el mundo exterior y que pronto nacerían. Finalmente, cuando llegó el día del parto, Mila dio a luz a cinco hermosos cachorros.

Cuando los perritos estuvieron listos para ser adoptados, tuvieron una fiesta en donde se les hizo un delicioso pastel para perros. Ese día, los cinco perritos lograron encontrar un hogar y fueron adoptados por distintas familias. Con el paso de las semanas, los perritos ya estaban más grandes y Tavo organizó una reunión con todos.

Él estaba sorprendido de ver lo grandes y hermosos que estaban los cachorros, y una de las familias manifestó su deseo de adoptar a Mila, y así lo hicieron. De ese modo, Mila podría tener un nuevo hogar y vivir junto a uno de sus cachorros.