Fue liberado al fin después de 15 años de estar encadenado en el patio trasero de su casa

Durante casi toda su vida, este perro mezcla de Labrador y Chow, vivió sin saber lo que había al otro lado de su valla. Una gruesa cadena lo mantenía atado a un árbol en el patio trasero de la casa de su dueño, y nunca se la quitaban. Su vida era fría y solitaria, pero entonces un grupo de rescate llamado Guardians Of Rescue lo encontró.

Guardians of Rescue tiene su base en Smithtown, Nueva York, y es una organización registrada sin fines de lucro comprometida con el bienestar de los animales. Facilitan el cuidado y la adopción de animales y, ocasionalmente, sacan a los perros y gatos de situaciones de abuso y negligencia.

Cuando recibieron informes de que un perro anciano necesitaba ayuda, decidieron involucrarse. No sabían qué esperar, pero se acercaron a la casa de Bear, como se llama este perro, y hablaron con sus dueños.

Aunque estaba claro que Bear no estaba siendo golpeado, definitivamente estaba siendo descuidado y sometido a la tortura de las cadenas. Sus dueños le traían comida todos los días y mantenían su plato de agua lleno, pero no le proporcionaban nada más allá que las necesidades básicas de supervivencia.

Expuesto a 15 años de vivir bajo la intemperie, con lluvias y calor excesivo, el perro mayor estaba cansado, y su pelaje era grueso y áspero. Los rescatistas sabían que no duraría mucho más atado a la cadena.

Querían darle la vida que se había estado perdiendo, y convencieron a sus dueños para que lo entregaran. Después de toda una vida de solo poder caminar unos pocos metros diariamente, la cadena de Bear fue finalmente removida. Fue acogido por el grupo de rescate, e inmediatamente se pusieron en camino para encontrarle una familia adoptiva.

Después de una visita al veterinario y su primer baño, Bear se fue de excursión a Petco. Eligió su primer juguete, y después, disfrutó de un delicioso tazón de helado.