Golden Retriever se pone celoso de un perrito de juguete

Esta familia le compró a su cachorro un juguete mini Golden Retriever activado por sensor que se mueve y ladra, pensando que sería una buena compañía para él cuando no están en casa.

Pero todo parece indicar que este Golden Retriever no tiene muchas ganas de compartir ni el hogar ni el cariño de sus dueños con su nuevo hermanito, que está en medio de la sala ladrando y moviendo su cabeza mientras el perro y su dueña lo miran.

La mujer le presentó este perro de juguete con la intención de que su mascota estuviera un poco más entretenida durante el día. Pero los planes no salieron, por lo menos al comienzo, como ella esperaba.

Mientras ella intentó que se hicieran amigos y acariciaba al Golden Retriever falso, el perrito verdadero lo miraba, le ladraba y se escondía detrás de su dueña. Cuando ella lo acariciaba, el perrito se ponía celoso y ladraba. Una mezcla de celos y de timidez.

A menudo se presume que los celos son una emoción humana única porque involucra una sofisticada red de creencias. El ejemplo clásico de los celos hacia un nuevo amigo en el hogar requiere mucha reflexión: hay que considerar la relación que se tiene con la mascota y analizar qué se pretende al integrar otra mascota. En este caso, un perro de juguete para que el perro se entretenga.

Los celos en un perro se pueden activar cuando ve a un ser querido prestando atención a cualquier cosa menos a él, lo que lo lleva a tomar medidas como interponerse entre un ser querido y el posible usurpador.

Puede ser también que algunos perros no tan inteligentes no se den cuenta de que el perro falso aparece para robar la atención de una persona. O quizás los perros que no reaccionan son más inteligentes, porque se dan cuenta de que el perro falso no es una competencia real.

Por mucho que nos encantaría saber lo que los perros están pensando o sintiendo, este video no puede decirnos eso. Desde una perspectiva científica, todo lo que sabemos es que a menudo se involucran en comportamientos que los humanos asociamos con los celos.