Hacen una pool party para perros en Nueva Zelanda

Muy pocos son los lugares en los que se aceptan mascotas, pero ¿qué hay de las piscinas públicas? Por supuesto que tampoco se aceptan las mascotas, pero ¿te imaginas una fiesta de perros en la piscina? En Nueva Zelanda, la piscina de Waltham en Christchurch organizó un evento muy especial antes de vaciarse para el invierno.

La piscina de Waltham decidió invitar a toda la comunidad canina a que se acercara a sus instalaciones para que disfrutaran de un divertido y refrescante día de piscina. Ese día, la entrada era libre para las personas, mientras que los perritos debían pagar su entrada. Por lo tanto, quienes no tuvieran mascota pero igualmente quisieran disfrutar del evento, podrían asistir gratuitamente y ver a los perritos en acción.

A los perros les encanta divertirse, y más aún cuando hay otros perritos y hay agua para chapotear y nadar. Es por ello que el evento resultó ser todo un éxito, y es que tanto canes como personas se lo pasaron muy bien. Ver cómo los perritos saltaban a la piscina con gran entusiasmo y alegría es simplemente precioso.

La fiesta de perros en la piscina fue todo un éxito

Muchos perros saltaban directo al agua mientras que otros se mantenían observando a los demás y preferían mantenerse sequitos. Por otro lado, también estaban los perros que jugueteaban alrededor de la piscina, y aquellos que jugaban con pelotas u otro tipo de juguetes. De cualquier manera, todos los perritos que asistieron al evento pudieron divertirse, sin importar si se daban un chapuzón o no.

Por su parte, las personas que asistieron para llevar a sus mascotas o simplemente para ver el evento, también se estaban divirtiendo mucho. Y es que ver cómo estos peluditos jugaban entre sí, se mojaban y luego se sacudían el pelaje, era muy enternecedor y entretenido. Asimismo, ver cómo estos animalitos se divertían también les transmitía alegría y felicidad.

Al evento asistieron todo tipo de personas, desde jóvenes, adultos, e incluso niños y adultos mayores. En cuanto a los canes asistentes, había muchos labradores, golden retrievers, e incluso pastores alemanes, y muchos otros perritos de mayor y menor tamaño. Sin duda, todos los asistentes pudieron tener un día único y lleno de diversión.

Este evento organizado por la piscina Waltham en Chistchurch, Nueva Zelanda, fue una excelente oportunidad para muchos de compartir una experiencia diferente y entretenida junto a sus amigos peluditos.