Hombre condujo 2.800 millas para salvar y adoptar a un pitbull que estaba a punto de ser eutanasiado

Lamentablemente, cuando un perrito lleva tiempo en un refugio y nadie lo adopta, los refugios deciden sacrificar al animalito. En algunas ocasiones, personas como Mario Rodríguez, conocen la situación y deciden salvar a los perritos. Mario condujo 2.800 millas para rescatar a un pitbull al que pronto le practicarían la eutanasia.

Mario Rodríguez es camionero, es decir, él trabaja realizando entregas en todo Estados Unidos. Un día como cualquier otro, su esposa le escribió, pero en esta ocasión fue distinto. Ella le pasó a Mario un enlace en donde se exponía la situación de un adorable pitbull en busca de un hogar, pero que pronto sería eutanasiado debido a que nadie lo adoptaba.

Cuando Mario vio el rostro de aquél pitbull por medio del video, de inmediato sintió una gran conexión con el perrito. Además, este pitbull le recordaba mucho a su anterior perrito, el cual se llamaba King. Rápidamente supo que debía salvarlo y dirigirse al refugio en el que se encontraba. Sin embargo, Mario se encontraba al otro extremo del país, tuvo que pedirle a su jefe que le permitiera tomar la ruta de Nueva York.

Condujo 2.800 millas para rescatar a un pitbull y ahora tanto él como el perro y toda la familia son muy felices

Mario estuvo todo el camino preocupado y llamando al refugio para asegurarse de que no eutanasiaran al perrito. Y así fue como condujo 2.800 millas, desde California hasta Nueva York para salvarle la vida a este adorable pitbull y llevarlo a casa consigo. Cuando Mario llegó al refugio y vio al perrito, este saltó directo hacia la puerta; era momento de ir a casa.

Y fue así que este hombre le salvó la vida a Hickory, el nombre del perrito. Hickory resultó ser un perrito amoroso y muy amigable. A donde quiera que vaya, reparte felicidad y amor, todos los que lo conocen lo aman, incluso los otros perros. Este pitbull es muy juguetón, tiene una gran energía y es sin duda un gran amigo.

De no haber sido por Mario, Hickory no estaría a día de hoy dibujando una sonrisa en cada persona que lo conoce ni siendo el alegre perrito que es ahora. Sin dudas la gran travesía a la que se aventuró Mario para salvar a este pitbull es admirable.