Hombre desesperado decidió acabar con su vida y la de sus 13 perros

Mauricio Burgos, un hombre de 76 años decidió quitarse la vida junto a sus 13 perros que le servían de acompañantes, ¿por qué hizo esto? Aunque parezca algo injusto, Mauricio tenía sus razones; horas antes de decidir su futuro, fue diagnosticado con un cáncer avanzado, así que le quedaba poco tiempo de vida.

El hombre vivía en una casa donde albergaba a 13 perros en la población de Oxkutzcab, México. Estos fieles acompañantes fueron adoptados por él a través del tiempo. Mauricio, determinó su acción al analizar la situación que vivirían sus canes después de su partida y decidió “llevárselos con él”, ya que, lo más probable, es que a estos animales les hubieran aplicado la eutanasia, o hubieran terminado abandonados en la calle.

Antes de quitarse la vida, el hombre estuvo sopesando el plan que ya había construido en su mente desde que recibió la noticia. Los vecinos indicaron que fue al mercado a comprar comida para sus perros, y comentan que notaron que hizo una compra fuera de lo habitual para su mascotas.

Después de que Mauricio llegó a su vivienda y comenzara a preparar la comida, esté redactó una carta indicando que “vivía para sus perros” y que sin él, estos iban a pasar por dificultades que no se quería ni imaginar, por lo que había tomado la decisión de “llevárselos con él”. 

Las autoridades llegaron a su hogar cuando fueron informados por los vecinos que alguno de los perros se encontraba en “agonía” chillando de una manera escalofriante, sin saber lo que el hombre había hecho; envenenó a sus canes y a él mismo con un tipo de veneno sumamente letal que hacía efecto en minutos. Cuando la policía llegó, halló a Mauricio recostado en su hamaca y la mayoría de los perros ya muertos, algunos todavía se encontraban batallando para salvarse.

En la nota redactó su último deseo: que sus canes fueran enterrados en su terreno, también indicó algunas palabras para su hermano y algunos familiares, diciendo que se rendía ante la vida y que no iba a esperar a que la muerte le llegará.

Este acto para algunas personas fue macabro y egoísta, causando gran polémica entre los vecinos y generado debate acerca de la situación en redes sociales. ¿Crees que tenía el derecho de arrebatarle la vida a sus canes?