Hombre discapacitado adoptó a un perrito que nadie quería y demostró cuán valioso era

Con más de 23 millones de reproducciones en menos de una semana, este nuevo anuncio de Kleenex ayuda a asegurar que el producto de Kimberly-Clark para que las personas lloren sin preocupación está funcionando a la perfección.

Esta es la historia de un perro adorable que tuvo una segunda oportunidad en la vida al encontrar el hogar perfecto, convirtiéndose en una publicidad famosa y emocionante.

Chance era un perro al que nadie quería adoptar, ya que necesitaba ayuda de ruedas en su parte trasera para caminar después de haber sido atropellado. Tanto era el rechazo que tenía, que su corazón estaba lleno de tristeza.

Sin embargo, Michael, un joven con una discapacidad que lo dejó en silla de ruedas, supo que Chance era el amigo perfecto para él, y por eso se acercó a la organización San Antonio Pets Alive para adoptarlo.

Tan amigos se hicieron, que compartieron todas las actividades juntos. No solo se divirtieron y se hicieron compañía mutuamente, sino que también recuperaron la felicidad perdida y la comprensión que la sociedad muchas veces les niega a las personas con discapacidades.