INSPIRADOR: Un perro perdió dos patas por una enfermedad congénita, pero vive feliz

Este precioso bóxer de nombre Duncan Lou Who, gracias a las redes sociales, le ha dado una increíble lección de amor por la vida al mundo. 
 
Dunca nació con una deformidad severa en su pelvis y piernas traseras, lo cual fue imposible de corregir, y para salvarlo y darle una mejor calidad de vida, a sus 8 semanas tuvieron que amputarle las piernas traseras.
 
Pero el espíritu combativo de Duncan no le permite opacarse ni aún sentirse diferente a otros perros. Él camina y trota con sus dos patitas, comparte con otros animales y explora el mundo. 
Periódicamente es llevado a terapia física para corregir el daño en su columna vertebral, hace hidroterapia que lo mantiene en buen estado muscular, y también cuenta con una silla de ruedas hecha a su medida, la que puede usar como una segunda opción en su movilidad. 
 
Sin duda Duncan vino a este mundo para inspirarnos y darnos una gran lección de vida. 
 
¿Cuéntanos qué te ha parecido Duncan y su increíble historia? No olvides darle “Me gusta”, compartir o comentar.