Joven le lleva un concierto de saxofón a un par de vacas y su reacción es adorable

Los animales tienen una amplia y sorprendente conexión con la música, sintiéndose atraídos por distintas melodías y disfrutando con entusiasmo cuando están cerca de una persona ejecutando un instrumento musical.

El santuario de Catskill se dedica al rescate de varias especies de animales, entre las que se encuentran las vacas. Este lugar es una extensa área en donde las vacas viven cómodamente y con gran tranquilidad.

Pero en este día, tendrían una grata sorpresa, ya que el saxofonista Sam Greenfield se acercó al lugar provisto de su saxofón para tocar bellas y armoniosas melodías de jazz a dos vacas y observar en primera persona sus reacciones.

Las dos vacas en cuestión, llamadas Jesse y Amos, oyeron a lo lejos un sonido atrapante y las invadió la curiosidad por saber de qué se trataba.

Al principio el dúo vacuno estuvo un poco tímido y sin mostrar demasiada efusividad, pero con el aliento de otra persona que estaba junto a Sam, ambas se acercaron lo suficientemente rápido para escuchar.

Inicialmente, ambas vacas parecían sospechar de los suaves surcos de Greenfield, pero con el tiempo se acercaron para ver de cerca cómo tocaba la música.

Una de las vacas muestra su aprecio por la serenata lamiendo la cara de Greenfield cuando deja de tocar el saxofón, quien acepta con agrado el gesto amistoso de esta vaca.

¿A las vacas les gusta la música?

Ubicadas frente a Sam, se quedaron allí durante todo el tiempo que duró el concierto, y como se puede ver, estuvieron muy relajadas y disfrutando de las notas musicales que salían del saxofón.

El lugar se tornó en un clima totalmente armonioso y las vacas sintieron la gran vibración positiva que emanaba del saxofón de Sam. Evidentemente, encontraron paz en cada nota musical.

Al retirarse del lugar, Sam se llevó todo el cariño de las vacas, que seguramente no habrán podido creer lo que vivieron en este día especial.

Sin dudas, fue un día diferente para estas dos vacas, que después de disfrutar de este momento, seguramente no habrán querido volver a la rutina de pastar durante varias horas al día.

La música une a todo el mundo. Y también a los animales con los seres humanos.