Joy, la perra que vivió sola, encadenada y sin amor

Joy pasó la mayor parte de su vida encadenada, sin amor, ignorada, en una oscura habitación bajo las escaleras y en completa soledad.

Se presume que así fue la mayor parte de su vida, con unos dueños que la tenían apartada y sin el suficiente cuidado y amor.

Una vez como tantas otras, sus dueños salieron y la dejaron sola. Pero no sería todo tan igual. Los vecinos ya no aguantaron la cruel situación que estaba viviendo esta perra, por eso notificaron a SOSD con el fin de sacarla de ese infierno.

Ya instalada en SOSD Rehabilitation Centre, Joy demostró ser una perra muy dulce y tranquila, pero su salud estaba muy dañada, y más allá de las semanas en las que estuvo bajo continuos cuidados y tratamientos, no era suficiente.

La llevaron a caminar varias veces por día y a hacer ejercicios de rehabilitación, además de una buena alimentación y la aplicación de varios medicamentos.

Pero el corazón de Joy no aguantó mucho más. Sufrió durante varios años, pero se fue en paz y recibiendo amor durante las últimas semanas de su vida.

Ya instalada en SOSD Rehabilitation Centre, Joy demostró ser una perra muy dulce y tranquila, pero su salud estaba muy dañada, y más allá de las semanas en las que estuvo bajo continuos cuidados y tratamientos, no era suficiente.

La llevaron a caminar varias veces por día y a hacer ejercicios de rehabilitación, además de una buena alimentación y la aplicación de varios medicamentos.

Pero el corazón de Joy no aguantó mucho más. Sufrió durante varios años, pero se fue en paz y recibiendo amor durante las últimas semanas de su vida.