La airada reacción de un perro que odia la visita al veterinario

Los perros son dóciles, divertidos y están siempre preparados para jugar, pero hay ciertas cosas que no les agradan. Y así lo hacen saber a sus dueños.

Entre una de estas, está la visita al veterinario. Aunque el médico canino sea amable y cálido, lo cierto es que los perros no se sienten cómodos cuando tienen que hacer una visita rutinaria para chequear su salud.

Algo así pudo vivir esta mujer con su mascota, a la que tuvo que llevar al veterinario para que le aplicara un medicamento inyectable.

Este perro es lo más pacífico que te puedas imaginar en su hogar, pero cuando se trata de subir a la camilla para que lo examine un médico canino, las cosas cambian por completo.

Este veterinario, quien conoce bien a este perrito, sabe que el malhumor aflora cuando debe aplicarle una inyección. Así es cómo este perro, para manifestar todo su desagrado, muestra sus feroces dientes y hace sonidos intimidatorios.

Pero como es un buen perro, segundos después de recibir la inyección vuelve a la normalidad. A pesar de su enojo, valió la pena, ya que ahora estará más fuerte para seguir jugando con sus amigos.