La conmovedora historia de Kostik, el Hachikō ruso

Para nadie es un secreto que los perros son amigos fieles y devotos. Cada día nos sorprenden más estos animalitos caninos con su amor y entrega total. Del mismo modo lo hace Kostik, el perro más fiel de Rusia. Cuya historia, se asemeja bastante a la de ‘Hachikō.

Kostik es un Pastor Alemán que llamó la atención de los habitantes de Togliatti, Rusia. Este perro pasaba sus días junto a la carretera, persiguiendo a algunos vehículos o sólo aguardando algo. Al principio, el hecho generó sólo curiosidad. Aunque con el tiempo, se ganó el cariño de las personas, quienes buscaron conocer la historia de este can.

Posteriormente, se descubrió que aquel Pastor Alemán se encontraba esperando a sus dueños. Sin embargo, esto jamás sucedería, pues habían fallecido en un terrible accidente de tránsito.

La pareja que tenía a este perro como mascota, tuvo un trágico accidente cuando transitaban por Togliatti. Cabe destacar, que el perrito iba junto a ellos, siendo así, el único sobreviviente.

El perro más fiel de Rusia y el Monumento a la fidelidad

Esto era todo lo que se sabía del perrito, y debido a su devoción en la espera de sus dueños, decidieron nombrarlo Kostik. Esto significa fidelidad o constancia, que era lo que más demostraba este amigo fiel.

Muchas personas conmovidas, intentaron adoptar al animalito en repetidas ocasiones. Sin embargo, este siempre volvía a la carretera en donde creía que se encontraría con sus dueños.

Debido a la insistencia de Kostik de mantenerse en el lugar, las personas de Togliatti decidieron construirle casetas para que se refugiara. Así, podría estar a salvo del frío invierno y las fuertes tempestades. Sin embargo, Kostik siempre se rehusaba.

Los vecinos de la localidad, no tuvieron más remedio que continuar ofreciéndole lo único que recibía: agua y comida.

Estación tras estación, Kostik continuaba aguardando, con ferviente esperanza, el regreso de sus dueños. Un día, las personas de Togliatti notaron la ausencia del perrito, y comenzaron a buscar por todos lados su paradero. Finalmente, lo hallaron en el bosque, tendido en el suelo: se había reunido con sus dueños.

Kostik falleció por causas naturales. Y quizá, se alejó del lugar en el que solía estar para encontrar la paz en soledad. La comunidad de Togliatti se encariñó mucho con este animalito tan leal, fue por ello que decidieron rendirle un homenaje.

Esto hizo, que se llevara a cabo la elaboración de una estatua de bronce, en honor a Kostik. Ésta, fue fabricada por manos del escultor ‘Oleg Klyuev’, y lleva por nombre ‘Monumento a la Fidelidad’.