La emotiva despedida a una mujer que ayudó a los perros durante toda su vida

Cuando decimos que los perros son el mejor amigo del ser humano y que nos aman hasta el final, es porque realmente es así. Esta mujer, llamada Margarita Suárez, alimentó a los perros callejeros durante años, y cuando murió, ocurrió algo sorprendente.

Esta historia sucedió en marzo del año 2014, y a pesar de haber transcurrido el tiempo, el hecho sigue compartiéndose en el mundo entero, ya que el mensaje que ofrece es realmente especial y demuestra que los humanos no somos los únicos capaces de sentir respeto, amor, pérdida y dolor.

Margarita partió de este mundo a los 71 años. Fue una mujer que en vida amó muchísimo a los animales, ofreciéndoles durante varios años alimento, protección y cariño a cualquier perro o gato callejero que estuviera cerca de su hogar.

Ella lo hacía por voluntad propia sin pedir nada a nadie. Incluso era conocida por tener una bolsa de alimento con ella en caso de que se encontrara algún animal necesitado en su camino.

Lamentablemente, Margarita enfermó y fue llevada de su casa en Mérida a Morelos, donde sus hijas esperaban que ella pudiera restablecerse. Pero tristemente, pocos días después de su llegada, falleció.

En medio del gran dolor que sentían sus familiares, nadie imaginaría que en su funeral sucedería algo verdaderamente maravilloso.

Sus familiares y amistades fueron a visitarla para darle el último adiós. Sin embargo, al poco tiempo unos invitados inesperados comenzaron a llegar. Un grupo de perros callejeros se hicieron presentes en el lugar para darle el último adiós a Margarita.

Patricia, la hija de Margarita, se sorprendió al ver lo que estaba pasando. Fue algo inesperado, ya que se aparecieron de repente. Había otro velatorio cerca, pero ellos solo se sumaron al de Margarita.

Pero aún faltaba más: un pequeño pajarito también se hizo presente, posándose en el féretro de Margarita, estirando su cabeza para verla sobre el cristal del ataúd y después retirándose.

Cuando los amigos y familiares de Margarita estaban pasando un momento doloroso, estos animales aparecieron para asegurarles que todo estaría bien y para hacerles compañía en ese momento de corazones rotos.

Se nota que había una conexión especial con Margarita, y por eso estaban tristes de verla partir. Sin dudas, este fue uno de los homenajes de despedida más sinceros que un ser humano puede recibir en este mundo.