La emotiva transformación de un Poodle enfermo

Los perros de raza caniche son originarios de Alemania. Inicialmente criados para el trabajo, fueron posteriormente adoptados como mascotas. Con sus cuerpos atléticos, son excelentes nadadores.

Spaz llegó en el momento justo para poder rescatar a un caniche enfermo y demacrado para que comenzara una nueva vida.

Este refugio, ubicado en Atenas, recibió una llamada acerca de un perro caniche enfermo que había encontrado refugio en el garaje de un edificio cerca de Ymittos, Grecia.

El perro fue recogido inmediatamente y llevado a la veterinaria, donde se observó que su cuadro de salud era preocupante.

Este caniche se encontraba sufriendo de un estado avanzado de leishmaniasis, lo que lo ha cegado y le dejó úlceras y un muy bajo nivel de hematocritos.

Apenas podía pararse sobre sus patas. Además, tenía un olor horrible que emanaba de sus orejas.

Un material grasiento fue retirado de sus orejas, que olían a estiércol y casi lo había ensordecido. Lo más conmovedor es que Sakis (como lo llamaron) soportó el afeitado, la limpieza, el baño, y todo lo que se le hizo con paciencia.

El abundante pelo interfirió con la audición y el saludable flujo de aire en el canal auditivo. Este caniche tiene un largo camino por recorrer, pero pronto se recuperará.