La familia que cuida a más de 3000 perros en Taiwán

Tal vez hayas escuchado que existen personas que aman a los perros y que cada vez que encuentran uno lo rescatan, lo cuidan y luego lo dan en adopción.

De esta manera, llegan a tener 5, 10 o hasta 20 perros. Hoy conocerás el caso de una familia que dedica todo su amor y esfuerzo al cuidado de más de 3000 perros, quienes se encuentran sin hogar en Taiwán. Nos referimos al santuario Mrs Hsu, el cual funciona desde hace ya varios años y es una muestra de amor verdadero.

No cabe duda que ver este lugar es algo impresionante. Imagínate más de tres mil perros juntos, de todas las formas, tamaños y razas, andando de un lado al otro jugando y ladrando.

La familia Suzuki se dio cuenta que en su país había una gran cantidad de perros abandonados, los cuales morían por accidentes, enfermedades o hambre.

Es por eso que lentamente comenzó adoptar a los perritos, pero ese número siguió creciendo hasta que finalmente eran muchos y ya no daban abasto.

Sin embargo, una persona se enteró de lo que hacía la familia y donó unas instalaciones grandes que sirvieron como un refugio adecuado para todos los animales rescatados.

A partir de ese momento, más de 3000 perros viven allí mientras esperan ser adoptados y tener un hogar para siempre. Este lugar tiene muchos voluntarios, quienes afirman que trabajar allí los hace sentirse muy felices.

Taiwán se ha convertido en el primer país de la historia en prohibir la eutanasia de perros sin hogar como un medio de control de la población. Y es que en muchos países se recogen a los perros de la calle y se les sacrifica, algo que en Taiwán ya no está permitido.

Los refugios para perros como este santuario se están enfocando más en programas de prevención, y es que ellos esterilizan a los perros para así controlar su cantidad, en vez de simplemente asesinarlos. Un cambio que es completamente bienvenido y que con suerte aumentará la conciencia sobre la crianza de estos animales.

Otro dato interesante sobre este refugio es que además de una variedad de empleados y voluntarios de tiempo completo, el santuario también cuenta con un equipo de colaboradores especiales que construyen sillas de ruedas personalizadas y de bajo costo para cualquier perro que las necesite.