La historia completa de Chimuelo y el tierno funeral que le improvisó su talentoso dueño

La historia del niño chileno que realizaba el funeral para su ave, se hizo bastante popular en las redes sociales. Y es que, su ocurrente canción y palabras de amor hacia su ave, a quien había bautizado como ‘Chimuelo’, cautivaron a miles de personas alrededor del mundo.

En el vídeo, se puede apreciar al niño presentando a Chimuelo, señalando que era un miembro más de su familia. También afirma que era una gran mascota, y que además de eso, lo consideraba como su hermano. La pequeña ave yacía en su mano, y el niño se dispuso a cavar un agujero  para enterrarla y así pudiera descansar en paz.

Mientras el chico realizaba el funeral para su ave, comenzó a cantar una canción que él mismo improvisó. En la canción, el niño pedía que Chimuelo fuera llevado a ‘su lugar’ y que pudiera descansar en paz. Una vez terminó de cavar el hoyo en el que enterraría al ave, la colocó con cuidado. Sin embargo, algo inesperado sucedió.

Su perrita interrumpe la ceremonia, casi arruinando el funeral de Chimuelo

Al colocar a Chimuelo sobre la tierra para disponerse a enterrarlo, la perrita del niño lo toma con su boca y escapa del lugar. El pequeño reacciona rápidamente y la inmoviliza en el acto, pidiéndole que soltara a su Chimuelo. Sin embargo, la perrita se rehusaba a abrir su boca, manteniendo al ave dentro de su hocico.

El niño mantuvo la calma e intentó abrirle la boca a la perrita. Tras un rato, logró tener el cuerpecito de Chimuelo a salvo nuevamente, aunque ahora éste se encontraba lleno de saliva.

Después del inconveniente, el niño retomó la ceremonia, colocando al ave nuevamente dentro del hoyo que había cavado con anterioridad. Asegurando que a pesar de lo sucedido, Chimuelo ya estaba en paz.

Fue así, que prosiguió con su improvisada canción mientras continuaba enterrando a Chimuelo, y le daba sus palabras de despedida. Cuando su historia recorrió el mundo a través de las redes sociales, un medio chileno le realizó una pequeña entrevista.

En esta entrevista, el niño señaló que desde hace año y medio Chimuelo había comenzado a formar parte de su familia. También mencionó, que lo conoció en una tienda de mascotas, descubriendo que era especial.

Ya que tenía un defecto genético en sus alitas, jamás le crecieran. Esto como consecuencia, siempre le impidió poder volar. Respecto a la perrita que también protagonizo el acto, señaló que la misma había sido adoptada recientemente.

La historia de Chimuelo se hizo muy popular rápidamente, originando diversas reacciones entre los internautas. Todos esperamos que Chimuelo pueda descansar en paz, a pesar de la irrupción que vivió en su funeral.