La historia de Fairy, la perrita que llegó por sí misma a un refugio por ayuda

La historia de Fairy es bastante conmovedora. Ésta, es una perrita que llegó por sí misma a un refugio para recibir la ayuda que necesitaba. Encontrándose al momento de su llegada en un pobre estado de salud, así como una sarna muy avanzada, y un aspecto terrible. Afortunadamente, llegó al lugar indicado en el momento preciso y todo cambió.

Fairy, un buen día pasó cerca de un centro de rescate en la India, y por algún motivo, entró y se echó en un sofá. En un principio, nadie notó su presencia, pues era un día ajetreado. Sin embargo, a causa del fuerte olor que despedía la perrita, se percataron de que estaba allí. Al ver el grave estado en el que se encontraba, se apresuraron a hacer lo pertinente.

No obstante, cuando Fairy se dio cuenta, salió asustada sin darles tiempo a los rescatistas de hacer nada. A pesar de esto, al día siguiente la perrita volvió. En esta ocasión, los rescatistas se aseguraron de que no escapara nuevamente, para brindarle la ayuda que necesitaba. Fue así, que le ofrecieron alimento, agua, y atención médica.

La perrita que llegó por sí misma a un refugio ahora tiene un amoroso hogar

Todo parecía indicar que aquella perrita, había estado lidiando con esa sarna por mucho tiempo. Lamentablemente, nadie hizo nada antes por ella, y quizá, debido a su aspecto, sólo se limitaban a menospreciarla. Por suerte, Fairy, bautizada así por los rescatistas, llegó al lugar indicado.

Una vez que estuvo bien alimentada, se comenzó con el proceso de curación de Fairy. El tratamiento fue largo, y debía ser constante, pues la sarna estaba muy avanzada. Tanto así, que la piel de la pequeña estaba desprendiéndose de su cuerpo, y sufría un inmenso dolor. Sin embargo, Fairy se mantuvo paciente, y siempre se mostró receptiva a los cuidados que le brindaban.

Después de seis largos meses de recuperación, Fairy al fin lucía mucho mejor. Ya curada de la sarna, esta perrita pudo demostrar lo alegre y cariñosa que era. Incluso, hasta su estado de ánimo cambio, convirtiéndose en una perrita feliz muy enérgica y juguetona. Lo mejor de todo, es que pasados unos meses pudo conseguir a una amorosa familia que quiso adoptarla.

Ahora, Fairy tiene un lindo hogar en el que recibe mucho amor y puede jugar libremente y ser feliz, como todo perrito merece serlo. Sin duda alguna, el gran cambio tras su recuperación, es realmente impactante. Gracias a este centro de rescate en la India, Fairy tuvo una nueva oportunidad para ser feliz.