La perrita que volvió a nacer gracias a una bondadosa mujer

Los seres humanos tenemos el deber de ayudarnos unos con otros, y de la misma forma, deberíamos ser considerados con los animales, quienes son parte del mundo en el que vivimos y que además también respiran y sienten como nosotros.

Luna es una perrita que lamentablemente vivió mucho tiempo abandonada en las calles de México, muy maltratada y extremadamente delgada por falta de alimentación.

Afortunadamente, existen personas como Tracey Buyce, una fotógrafa que encontró a Luna en muy mal estado, cuando Buyce la vio, inmediatamente entendió cuál era su deber al habérsela encontrado. La mujer llevó a Luna hasta una veterinaria que también se ofreció a practicarle exámenes para conocer su condición. Finalmente se dieron cuenta que la perra sufría de inanición, es decir, debilidad extrema por falta de alimento, y que también tenía un tipo de cáncer que se podía tratar.

Acto seguido, a la perrita Luna la trasladaron a Cancún en donde le dieron el cuidado necesario por varios días hasta que tuviera las fuerzas para viajar a su hogar definitivo, el hogar de Tracey Buyce en Saratoga Springs, Nueva York, donde la esperarían junto a su familia para darle todo el amor que Luna se merece y que le había sido negado por su anterior familia.

Aunque Luna fue encontrada vagando en muy mal estado, lo peor del caso es que en efecto tenía dueños y hasta vivía con ellos. Ahora Luna está en mejores manos con la protección de su nueva mamá humana, Tracey, quien asegura que la perrita tiene algo muy especial y que habría sido imposible haberla dejado en donde la encontró.