La recuperación de Tango: un perro al que le ataron fuegos artificiales al cuerpo

Tango, un perro noble, amigable e inocente, estaba vagando por las calles en busca de comida. Pero se cruzó en su camino con quienes no serían la mejor ayuda para él. Tango se acercó a un grupo de personas en la calle con la simple esperanza de recibir comida y cariño, pero a cambio sufrió graves quemaduras en su cuerpo.

Estas personas, creyendo en su más amplia ignorancia e insensibilidad que sería algo gracioso, ataron fuegos artificiales a la cola de Tango, provocándole serias heridas y poniendo en riesgo su vida.

La lesión que sufrió Tango fue terrible. Cuando lo trasladaron a la clínica de animales el panorama no era el mejor. Su cola estaba destrozada y era un gran trabajo que pudiera sobrevivir.

Con la ayuda de una cirugía y de muchos cuidados posteriores, Tango no solo pudo cicatrizar y curar su profunda herida, sino que además recuperó la alegría y pudo hacer muchos amigos.