La recuperación de un perro que nació en las calles y sufría de una terrible enfermedad

Petri es un perro callejero que nació en una montaña, en un suburbio de Atenas, Grecia. Debido a su realidad, Petri nunca estuvo en contacto con seres humanos, lo que hizo que su rescate y recuperación fueran más complicados.

Petri vivía temeroso. Cuando la organización Spaz lo encontró, se dieron cuenta de que había estado viviendo siempre en la montaña y nunca había tenido un hogar.

Lo llevaron a una clínica y allí descubrieron que Petri sufría de sarna, ehrlichia y desnutrición. Pasó un mes en la clínica, donde con diferentes tratamientos y muchos cuidados mejoró notablemente su salud.

Al poco tiempo Petri fue adoptado, aunque todavía seguía con miedo. Apenas se acercaba al plato de comida y daba unos pasos por su nuevo hogar, entre curiosidad y miedo.

Pero con el tiempo, y rodeado de mucho amor, Petri entró a una nueva vida, alejado de las enfermedades y dispuesto a dar y recibir mucho amor.