Las 10 cosas que más detestan los gatos

Nuestros gatos son adorables mascotas que nos alegran nuestro día a día. Ellos son independientes y manejan sus horarios. Nos aportan energía positiva, tranquilidad y son divertidos al momento de jugar. Pero también sienten temores o fastidio ante ciertas situaciones.

Por este motivo, es recomendable saber qué cosas molestan a nuestros gatos para evitarles pasar un mal momento. Estas son algunas de las cosas que no agradan nada a los gatos.

El agua

Ya habrás visto que cuando le arrojas agua a un gato, sale corriendo. El agua no es la mejor amiga de los felinos. Esto se debe a que la mayoría de razas de gatos provienen de lugares áridos y desérticos de China y Asia, por lo que ya desde su origen estuvieron alejados de todo lo que fuera agua.

Los olores fuertes

Si bien los gatos no poseen un olfato tan agudo como el que tienen los perros, aún así son capaces de oler muy bien toda una gran variedad de olores. En muchas ocasiones, se sienten incómodos ante algunos de estos por su gran intensidad, como la gasolina, el vinagre o al cebolla.

Hacer cosas que no desean

Los gatos gestionan sus horarios y espacios. Es por eso que se los puede ver comiendo en cualquier momento, les gusta estar solos y juegan cuando ellos tienen ganas. Sin embargo, obligarlos a hacer cosas que no les gusta les puede provocar incomodidad, molestia y hasta estrés.

Así que si quieres jugar cuando tu gato no quiere o si lo quieres abrazar cuando tu mascota no está dispuesta, solo provocarás su rechazo y sus ganas de irse lejos de ti. O tal vez, reaccione mordiéndote o arañándote.

Interactuar con gente o animales extraños

A los gatos no les agrada nada la idea de que alguien extraño a su entorno invada su lugar de pertenencia. Si bien un gato puede educarse para que sea sociable, la mayoría de ellos reaccionará huyendo y escondiéndose cuando un persona que no conocen llega al lugar donde viven.

Lo mismo sucederá con un animal que llega a su territorio: el gato se dará cuenta que es un animal desconocido y por lo tanto huirá del lugar, sintiéndose invadido y deseando que ese “intruso” se vaya cuanto antes del lugar.

Ruidos demasiado fuertes

Los gatos poseen una capacidad auditiva mucho mayor a la de los seres humanos. Es por este motivo que cada ruido es captado con mayor intensidad por estos animalitos. Esto provoca que algunos ruidos sean muy molestos para sus oídos, como la sirena de una ambulancia, un petardo o la música sonando a alto volumen.