Lo consideraban un perro peligroso, pero demostraron que su transformación era posible

Este perro de raza PitBull, que tenía como característica ser muy agresivo, se convirtió en una dulce máquina de amor y cariño abrumadores. Este bello PitBull, llamado Louie, tuvo una segunda chance después de haber tenido una vida bastante sufrida.

Actualmente, luce como un perro hermoso, seguro de sí mismo y muy sociable con su entorno, pero no siempre fue así. Es que Louie tuvo un pasado de sufrimiento y violencia.

Jarissa, la joven que lo adoptó, lo rescató de un refugio, días antes de que los veterinarios pusieran fin a su vida. En esos tiempos, Louie era violento, desconfiado y tenía un espíritu lleno de tristeza, todo debido a personas que no saben tratar con animales.

Las primeras semanas en su nuevo hogar fueron un poco difíciles, ya que era una vida totalmente distinta para este Pitbull, pero con la ayuda de su dueña y de la otra perra de la casa, Louie sacó lo mejor de sí, y toda la oscuridad se transformó en un espíritu lleno de vida y esperanza.

Su compañera de hogar, una perra de tamaño pequeño, le devolvió las ganas de vivir y le recordó cómo era jugar, ya que había olvidado todo. Tan buena relación formaron, que cuando la pequeña perrita murió, Louie estuvo triste durante muchas semanas.

Sin embargo, todas las enseñanzas de su dueña y de su amiga canina quedaron en su corazón y estará por siempre agradecido.