Los peligros de cortarle la cola y las orejas a un perro

Justo cuando piensas que sabes un par de cosas sobre perros, te das cuenta de que una costumbre muy extendida en todo el mundo es algo contraproducente que puede ser muy peligroso para nuestras amadas mascotas caninas.

En el caso de los Doberman, sus colas y orejas generalmente son acortadas o cortadas, y la parte floja de cada oreja es pegada con cinta adhesiva a una superficie dura, forzándolas a pararse erguidas de una manera que normalmente no lo harían.

Estas cirugías cosméticas (también conocidas por los veterinarios como cirugías electivas) están incorporadas en los estándares de varias razas, especialmente los Doberman, Pitbull, Boxer y Grifón de Bruselas.

En algunos países, los procedimientos quirúrgicos caninos con fines cosméticos están restringidos o prohibidos, pero en otros, las prácticas son desenfrenadas.

Por ejemplo, el corte de cola está prohibido en toda Australia y en numerosas partes de Europa. En Norteamérica, las cosas se ven un poco diferentes. Varias asociaciones veterinarias se oponen a estos procedimientos, indicando que estos procedimientos no están médicamente indicados ni son beneficiosos para los perros, ya que pueden causar dolor y angustia y, al igual que todos los procedimientos quirúrgicos, están acompañados de riesgos inherentes de anestesia, pérdida de sangre e infección.

Además de las preocupaciones de bienestar asociadas con el corte de orejas y cola en diferentes razas de perros, las cirugías podrían afectar la comunicación social del perro. Numerosos estudios han descubierto que las colas son útiles y significativas en la comunicación entre perros.

Incluso Charles Darwin reconoció que la cola hacia arriba tiene un significado diferente al de la cola hacia abajo, y que los perros atienden mejor a las colas largas que a las cortas. El lado del cuerpo que la cola mueve puede incluso ser informativo para otro perro: un perro visto moviéndose más hacia su lado derecho sería percibido más positivamente que un perro moviéndose más hacia su izquierda.

La función comunicativa de las colas de perro ha recibido mucha atención, encontrándose que estos procedimientos que alteran la apariencia tienen sus consecuencias; afectando cómo se perciben los perros, independientemente de su comportamiento o personalidad real.

Muchas personas creen que estos perros nacen con las orejas y colas cortadas. O que tal vez estos rasgos son el resultado de la variación genética. Pero nada más lejos que esto.

Los perros con alteraciones quirúrgicas fueron vistos como más agresivos hacia las personas y los perros que los perros naturales, y los perros naturales fueron vistos como más juguetones y atractivos que sus contrapartes alteradas.

Por lo tanto, acepta a tu perro tal cual es, con su apariencia natural. Él te acepta tal y como eres. Solo dale amor y así le estarás dando la mejor vida que merece.