Los perros no perciben el mundo igual que los seres humanos

Millones de personas tienen perros como mascota alrededor del mundo. Si bien los cuidan, protegen y les dan cariño, son pocas las personas que saben ciertas cosas sobre el olfato, la visión y otros códigos secretos que hay entre los perros.

Pocas personas saben que los perros tienen una visión diferente a la nuestra. El ojo humano cuenta con tres tipos de receptores de luz para los colores verde, rojo y azul, con la combinación de los tres podemos ver todos los colores que percibimos.

En el caso de los perros, tienen solo dos tipos de receptores y no pueden distinguir entre el verde y el rojo. En el video se muestra cómo al arrojarle una pelota de color rojo a un perro, este no la encuentra.

Para este perrito, esa pelota roja es casi del mismo color del pasto, y así se le hace difícil de encontrar. Por este motivo, cuando tu perro no encuentre algo que le has arrojado, no te enfades. No tiene un problema de visión ni tampoco tiene un problema de entendimiento. Simplemente tiene una visión distinta a la de los seres humanos.

Del mismo modo, los perros suelen olfatear con ganas las orinas de otros perros cuando salen a pasear. Esto es algo normal. La nariz de un perro es mucho más poderosa que la de los seres humanos, con la que no solo puede oler más lejos y con más detalle, sino también procesar más olores. ¡Así que no lo regañes cuando olfatea los árboles con tanta insistencia!

Nuestros perritos también pueden leer mensajes secretos que dejan otros perros cuando orinan en los árboles. Los troncos de los árboles son como el Facebook de los perros, en donde además de hacer sus necesidades, dejan mensajes que solo ellos entienden.

Como vemos, nuestras adorables mascotas son especiales. Así como nosotros somos superiores en muchos aspectos, ellos nos superan en cuanto a olfato, por ejemplo. Lo mejor que podemos hacer es tener un poco de tacto y empatía, y en lugar de enojarnos cuando los perros no reaccionan como lo haría un ser humano, tendríamos que estar orgullosos de tenerlos a nuestro lado, complementándonos mutuamente.