Los perros protegen el vientre de sus dueñas embarazadas

Cuando hay un embarazo en la familia, los perros tienen diferentes reacciones y actitudes. Esto seguramente tenga que ver con los sentidos afinados que tienen las mascotas para darse cuenta cuando sus dueñas están esperando un bebé.

El embarazo no es una broma, especialmente para las mujeres que lo experimentan. Se producen ciertos cambios de humor, tanto físicos como emocionales. Y en estos momentos, los perros poseen buenas habilidades de detección cuando se trata de detectar estos cambios.

El nivel de sensibilidad a estos cambios varía de hecho entre las diferentes razas. Algunas razas no parecen preocuparse por el embarazo, mientras que otras están pendientes de cada cambio momento a momento.

Entre una de las reacciones de los perros, está el querer proteger a la madre, intentando que nadie se acerque. Tal vez pensando que podrían hacerle daño al pequeño bebé que está por nacer.

Algunos perros pueden incluso gruñir o sobreproteger a su dueña, y su estado de ánimo puede cambiar. Y otros perros pueden empezar a seguir a su ama a todas partes.

Si el perro ya está bien entrenado, lidiar con su comportamiento es mucho más fácil. Una manera es establecer reglas y límites claros alrededor de la casa y dondequiera que se lleve al perro.

Trata de darle algunas órdenes básicas y ayúdalo a concentrarse cuando se presenten estas situaciones. Una vez que hayas tomado el control de la situación, el perro se sentirá más relajado y la tensión debería desaparecer.