Luego de quebrarse una patita, sus dueños la abandonaron

Este es otro caso de insensibilidad y falta de corazón por parte de dueños de perros. Zoe, una perra de raza bulldog inglés, luego de fracturarse su pata, fue abandonada en el hospital.

Pero por fortuna existen fundaciones caritativas que luchan por el bienestar de los animales y una de ellas rescató a Zoe y se hizo cargo de su recuperación.

Zoe se veía imposibilitada de mantenerse en pie, por eso lloraba constantemente y su rostro reflejaba todo el dolor y tristeza. Cuando los médicos veterinarios la vieron supieron que había una solución: una cirugía.

Zoe no podía permanecer más en ese estado. Si seguía así, iba a verse comprometida para siempre su capacidad de caminar. Por este motivo decidieron que lo mejor sería una cirugía.

Después de sedar a Zoe, llevaron a cabo la cirugía que duró pocas horas. A partir de este momento, lo mejor estaba por venir para la vida de Zoe.

En pocas semanas ya tuvo cicatrizada su herida y pudo volver a caminar sin ningún problema. Tanto es así que una familia la adoptó y comenzó una nueva vida.