Nació en un criadero y a los cinco días fue botado a la basura por considerarlo “defectuoso”

Como bien lo sabemos, hay personas que se dedican a criar perritos para su venta. Esto era lo que hacía la persona que abandonó a Ellery Max. Sin embargo, cuando se percató de que el pequeño Bulldog tenía una quinta patita, lo dejó abandonado cuando apenas tenía días de nacido. Por suerte, la vida le daría otra oportunidad a este pequeño cachorro.

El criador de Ellery Max lo abandonó, pues pensó que de ese modo no lo vendería. Puede que haya tenido razón, pero eso no le daba el derecho a dejarlo tirado en la basura para que muriera lentamente. Por fortuna, el pequeño fue rescatado rápidamente y recibió toda la ayuda que necesitaba.

Si bien es impactante ver la patita extra de este bello Bulldog, esta no le afecta en nada su salud. En un principio, su rescatista pensó que debido a su patita extra, tendría algún problema y no lograría sobrevivir. No obstante, después de algunos estudios, se dieron cuenta de que no había de qué preocuparse.

Fue abandonado cuando apenas tenía días de nacido, pero nada le arrebataría sus ganas de vivir

Se evaluó la posibilidad de extraer quirúrgicamente la patita, pero Ellery Max era demasiado pequeño y no soportaría la operación. Así que, finalmente, dejaron que el pequeño y valiente Bulldog creciera con su patita extra. Ellery Max creció sin ningún problema; podía moverse y jugar como cualquier otro perrito.

A pesar de que sus primeros días de vida fueron algo traumáticos, este pequeño siempre se mostró valiente y fuerte. Además, es uno de los perritos más felices y juguetones de su refugio. Si bien su criador fue cruel al abandonarlo de esa forma, Ellery Max tuvo la fortuna de ser rescatado por una persona de gran corazón.

Ahora este precioso y especial Bulldog puede jugar junto a otros perros y ser feliz, tal como merece serlo cualquier otro perro. Ya sea que tuviera una patita extra o le faltara una, todos los perritos deben ser amados de igual forma. Además, esa pata extra que tiene Ellery Max lo hace único y especial.

Él está feliz con su quinta pata, y puede demostrarlo mediante su radiante actitud. Cuando vez a este pequeño, sin duda sabes que es feliz. Es un perrito que sabe perfectamente lo afortunado que es, y aprovecha cada minuto de su vida para vivirlo al máximo y disfrutar de esta nueva oportunidad que la vida le concedió.