Nadie quería ayudarlo por miedo, hasta que una niña de 11 años hace lo que ningún adulto se atrevió

Algunas veces se dan sucesos que parecen imposibles o inexplicables. En el caso que te presentaremos a continuación sucedió algo que parecía imposible, pero que sí tiene una posible explicación. Un aparente perro agresivo fue abandonado pero nadie podía acercársele para rescatarlo, hasta que una niñita hizo lo que nadie se atrevió.

Los hechos se desarrollaron en una ciudad de Rusia. Un perro de la raza Staffordshire bull terrier fue abandonado en aparentes horas de la noche, ya que cuando los ciudadanos lo encontraron estaba parcialmente congelado. El perrito se hallaba encadenado a una valla de hormigón y le habían dejado puesto un bozal.

Debido a la forma en que lo dejaron, todos sospecharon que la intención de quién lo abandonó era que falleciera allí de hambre o por congelamiento. La situación era crítica y era necesario hacer algo rápidamente para ayudarle. No obstante, quienes quisieron rescatarlo no podían ni acercarse ya que el perro se mostraba agresivo. A causa de su carácter, la comunidad acudió a un grupo de rescate.

Este perro agresivo fue domado por una niña de 11 años

Pese a los intentos de ganarse la confianza del perro, este no cedía y seguía mostrándose agresivo. Debido a la situación, los rescatistas pensaron en que, quizá, la mejor solución sería sacrificarlo, pues podría representar una amenaza para las personas y otros animales. También decidieron dejarlo unas cuantas horas más para ver si su dueño se arrepentía de haber abandonado a su mascota.

Ese mismo día en la noche, el perro ya no estaba encadenado a la valla de hormigón, y todos pensaron que su dueño había regresado a llevárselo. No obstante, la verdad era muy distinta. Una pequeña niña de 11 años se había enterado de los acontecimientos y decidió salvar ella sola al perrito.

Increíblemente, este no la atacó ni fue agresivo con ella en ningún momento. De hecho, según lo relatado por la pequeña, cuyo nombre era Anastasia, el perrito se le había quedado mirando como pidiéndole ayuda. Lo primero que Anastasia hizo fue llevar al perro al veterinario para asegurarse de que estuviera en buen estado. La madre de la pequeña la apoyó en todo el proceso.

Al principio, la señora pensó que el perro las atacaría, pero siempre se portó muy bien. Cuando los rescatistas supieron lo que había pasado con el perro, no podían creerlo. Parece ser que este can supo que Anastasia tenía buenas intenciones. Además, es probable que antes se hubiera mostrado agresivo por lo nervioso que se sentía al ver a tantas personas.

De cualquier forma, es una historia impresionante y muy conmovedora. Si deseas conocerla con mayor detalle, mira el siguiente video.