Niño conmovido le pide a su madre que deje tranquila a la gallina y no la corte

Los niños tienen siempre grandes y especiales relaciones con los animales. Entre ellos se puede formar una amistad y compañerismo que muchas veces es complicado de entender para una persona adulta. Y no es extraño ver llorar a un niño cuando su mascota muere o se extravía.

Algo sentimental de esta manera ocurrió en esta familia de Brasil, mientras una madre se disponía a cocinar acompañada por su hijo. Pero en mitad de la preparación sucedería algo que la madre no esperaba. El niño, al ver el pollo sobre una bandeja, desplumado y sin cabeza, se emocionó y pidió a su madre que no lo cortara.

Sorprendida, y también con mucho amor, su madre le explicó que esa sería la comida del día, y que había tirado la cabeza del pollo porque no se come.

El niño lloró intensamente y suplicó repetidas veces que no cocinara al pollo, y que además él lo cuidaría. Esta reacción sincera y llena de sentimiento sensibilizará tu corazón.