No lograba entender a su perro adoptado, así que lo iba a devolver, pero una carta lo cambiaría todo

Esta historia de un perrito adoptado tuvo un desenlace inesperado y cargado de sentimientos. El dueño de un perro llamado Reggie no sabía qué hacer, ya que no se llevaba nada bien con su nueva mascota que había adoptado hacía pocos días.

Fue por este motivo que pensó que lo mejor sería devolverlo, pero antes de que esto sucediera, encontró una carta del antiguo propietario con un impresionante contenido que lo ayudó a saber qué hacer con Reggie.

Al mudarse a una nueva ciudad, este hombre pensó que lo mejor sería adoptar a un perro para estar más acompañado. Así fue cómo al ver un anuncio de un refugio, adoptó a Reggie, un Labrador negro.

Pero desde el primer día en llegar a su nuevo hogar, el perro no se sentía cómodo ni alegre ni feliz. Su dueño comenzó a preocuparse, pero en el refugio le habían dicho que tendría que esperar unos días hasta que el perro se acostumbrara al nuevo entorno. Pero eso no sucedió.

Al momento de adoptarlo, en el refugio también le dijeron que Reggie había sido entrenado para recibir órdenes. Pero no obedecía ninguna en su nueva casa. Y además, junto con el perro, al hombre le dieron una caja con las pertenencias de Reggie, donde se incluían sus juguetes y una carta de su antiguo dueño.

¡Pero Reggie tampoco quería jugar con sus juguetes! Y hasta llegó a romper un par de zapatos y cajas vacías. Por lo que Reggie también fue regañado por su nuevo dueño.

Con este panorama, el hombre decidió devolverlo, pero buscando el número telefónico del refugio, encontró la carta del antiguo dueño.

En la nota, la persona que lo dejó en el refugio contó cosas acerca de Reggie, admitiendo que su verdadero nombre era Tanque y que le gustaba mucho jugar con pelotas de tenis y comer pescado.

Pero lo que más emocionó a su nuevo dueño fue que este hombre lo había dejado en el refugio porque debía partir a combatir en Irak, ya que era solado. Y le había ordenado a su comandante que diera el permiso de adopción de Tanque en caso de que él no pudiera regresar nunca más a su casa.

Al conocer la historia de este soldado y el motivo por el que abandonó a Tanque, el nuevo dueño del perro se emocionó hasta las lágrimas. Y más cuando llegó a la conclusión de que el soldado tuvo que desprenderse dolorosamente de su mascota para ir a luchar a otro país.

Dicen que adoptar a un canino adulto es lo peor que una persona puede hacer. Piensan que debido a su edad no se acostumbrará, pero eso es lo más injusto que podemos hacer, pues al igual que Tanque, todos merecen una segunda oportunidad y un poco de tiempo.